viernes, septiembre 25, 2009

Silenciosamente XIV


Silenciosamente XIV

no es de extrañar
que un lecho sea de flores,
no es difícil imaginar
los pétalos cayendo
en la orgía del amor.

tampoco escapa,
que si es así,
algo de tumba tendrá
-por el perfume /digo-,
por la muerte lenta
del placer de los orgasmos
y porque al final,
algún no se escape
rendido,
ante la urgencia
de otra muerte
entre espinas atado.

no es de extrañar
no
un no
de santidad,
a pesar de la sangre
derramada.



Migdalia B. Mansilla R.
Veinticinco de septiembre de dos mil nueve

2 comentarios:

abrilgracia dijo...

¡Qué agradable sorpresa! Felicitaciones. Ya comenté este poema en otra página y bueno, qué más puedo agregar, se lee sensualidad, dolor, caricia, la mezcla de la vida en el amor, Sos poeta Mig, tenés ese don inigualable de hacer de la palabra melodía nostálgica, melancólica como un tango en tu poesía.
Besos y a seguir regalándonos bellezas como esta.

Abril

Leo dijo...

Uf, Mig, no conocía este lado tuyo, qué buena poesía haces.
Gracias mi amiga por dejarnos cosas tan dignas de lectura.
Abrazos
Leonor